El cáncer le hace los mandados a Vicente Fernández

Escrito   ▪  25/03/2013

article-image-13492

Ninguna pelea de campeonato de box, función de lucha libre, concierto de bandas de rock, espectáculo circense o de magia, había logrado lo que hizo Vicente Fernández el fin de semana en Las Vegas, Nevada: agotar los boletos en tan poco tiempo para verlo y escucharlo cantar en su gira de La despedida.

Los 12 mil asientos que tiene la arena del hotel y casino Mandalay Bay se llenaron en tiempo récord, pues bastaron un par de horas para que en la taquilla se colocara el letrero de sold out, que quiere decir que no había un solo boleto más, cosa que ni Britney Spears, Beyoncé, Green Day, Justin Timberlake o los Jonas Brothers y las Spice Girls habían logrado. El concierto originalmente estaba programado para realizarse a finales del año pasado, pero el cáncer que se le detectó en octubre al Charro de Huentitán en el hígado hizo imposible que pudiera cumplir con sus compromisos, posponiendo éste y otros eventos para el presente año.

Sin embargo, el anuncio de la recuperación de Vicente y la continuación de su gira de despedida sólo hizo que sus seguidores tuvieran más ganas de verlo y eso se pudo ver en el lleno total que logró en la llamada Ciudad del pecado, que se detuvo por casi cuatro horas para escuchar los grandes éxitos de la música popular mexicana. Tanta fue la expectativa que se creó alrededor del concierto, que las únicas entradas disponibles estaban en la reventa, que en Estados Unidos está controlada y legalizada, llegando a costar hasta cuatro veces su valor original.

El precio del boleto más barato para ver a Vicente Fernández en vivo durante su última presentación en la vida en la ciudad de Las Vegas era de aproximadamente 40 dólares, es decir, alrededor de 500 pesos, mientras que el más caro llegó a costar 250 dólares, que serían más o menos tres mil pesos, y aún así, con el precio cuadruplicado, la gente pagó para verlo.

DEJÓ HUELLA 
El impacto de la presencia de Vicente en Las Vegas fue tanto, que el estado de Nevada declaró el 23 de marzo como el Día de Vicente Fernández, gracias al cariño que le demostró el público, tanto latino como estadounidense al cantante, además del trámite que realizó el publirrelacionista Pablo Castro Zavala. Asi mismo, Vicente Fernández Jr, quien acompaña a su padre en su gira del adiós, recibió la presea Máximo Orgullo Hispano, mientras que el Charro de Huentitán fue premiado con el Galardón Diamante, que la Asociación Internacional de Prensa Radio y Televisión entrega a las figuras con gran trayectoria.

"Nos sentimos muy honrados de tener la oportunidad de otorgar esta importante distinción a un icono y leyenda viviente del entretenimiento en el mundo hispanoparlante.

Sin duda alguna, con su carisma, música y películas ha conquistado los corazones de millones de personas por todo el continente americano", manifestó Castro Zavala. La presentación de Vicente Jr duro aproximadamente 40 minutos, mientras que la de su padre se prolongó por casi cuatro horas, en las que agradeció al público, a la prensa y a sus amigos. Aunque se le notaba triste, brindó con la gente que lo fue a ver.

SIGUE, SIGUE Y SIGUE 
El paso de Vicente Fernández por Estados Unidos continuará en los próximos días en el Estado de California. Anoche ofreció otro recital maratónico, ya que mientras el público no deje de aplaudir él no dejará de cantar, en el Staples Center de Los Ángeles, que también registró un lleno total en tiempo récord.

Fernández retomará las presentaciones en vivo hasta abril próximo, ya que el día 12 se presentará en la ciudad de Fresno, California, en una arena en donde ya tampoco hay boletos disponibles, no así para sus siguientes conciertos en Stockton y San José, aunque es cuestión de tiempo para que las entradas se agoten. La gira concluirá con tres presentaciones, 26, 27 y 28 de abril, en el Anfiteatro Gibson de los Estudios Universal.

 

diariobasta.com 

La Que Buena - KBUA 105.5 / KBUE 94.3 FM - Los Angeles | Aqui Estas: