Por estas razones no debes cederle tu asiento a una mujer

Escrito   ▪  31/07/2017

article-image-39909

Muy seguramente en varias ocasiones te has topado con una mujer que te echa miradas que casi te matan al verte muy a gusto sentado en el camión o en el metro porque no le cedes el asiento. Sin embargo hay razones para no darle el lugar a una mujer que no está embarazada o sufre una incapacidad...

Este es un comportamiento que deberíamos dejar de hacer ¡YA! y más si queremos aspirar a una igualdad de género genuina. Si te fijas bien en los señalamientos de los asientos reservados no aparece, en ninguna parte aparece un sticker de una mujer joven, con tacones y bolso.

© Internet / Google

Cede tu asiento solo cuando tengas que hacerlo, sin distinción de género (con ancianos, personas con bebés o con alguna discapacidad), por amabilidad o por criterio cuando ves que otra persona realmente lo necesita. Cuantas veces no hemos visto a chicos con bebés y nadie les ofrece el asiento o jóvenes cargando cosas pesadas y nadie se inmuta.



© Internet / Google

Aquí te damos algunas razones para que no cedas el asiento a una mujer:

1. También tienes derecho a estar agotado. No sólo las mujeres con tacones se cansan después de un agotador día en el trabajo, tú también y sí ella está joven y en buen estado físico no tiene nada de malo que no quieras cederlo.

2. La mujer parada a lado tuyo te mira feo y después dice: “Ya no existen los caballeros” ¿Es en serio?. Pues hazle saber que eso, aunque suene a una ironía, es un comportamiento machista y tú estás en desacuerdo en cumplir protocolos absurdos establecidos en una sociedad sexista. No mal acostumbres a todas aquellas mujeres que creen que merecen tu asiento sólo porque nacieron mujeres.

3. Parado es más fácil que te confundan con un acosador sexual. Es cierto, un estudio comprobó que las mujeres se sienten más asechadas y vulnerables en el transporte público cuando van paradas junto a hombres, a diferencia de cuando van sentados.

4. Tú también te esforzaste por ese lugar. No tienes porque cederle el asiento a una mujer en buen estado físico, solo porque es mujer, cuando tú te levantaste más temprano para prevenir todo tipo de situaciones incómodas como evitar el tráfico y conseguir el autobús o el metro lleno de personas. Valora tu esfuerzo y has que ellas también aprendan a valorarlo.

5. Aunque no lo creas, algunas mujeres se sienten ofendidas cuando quieres ceder tu lugar. Hay mujeres que saben bien que nada les va a pasar por permanecer paradas; esas mujeres son las que han tomado mayor consciencia y comprenden muy bien todos los puntos mencionados con anterioridad en este artículo.

 

sinaloamusic.top

La Que Buena - KBUA 105.5 / KBUE 94.3 FM - Los Angeles | Aqui Estas: