Revive el infierno; Ernesto Solano, ex vocalista de la Banda Maguey, habla en exclusiva

Escrito   ▪  14/03/2013

article-image-13199

Tras ocho largos meses de permanecer encerrado en el penal de Santiaguito, en Almoloya de Juárez, Estado de México, Ernesto Solano, ex vocalista de Banda Maguey concedió una entrevista exclusiva a BASTA! en la que narró el infierno que vivió durante su estancia en ese lugar.

Solano señaló que el motivo de su detención fue una acusación hecha por sus ex compañeros de la banda, por el mal uso del nombre artístico, sin embargo, culpó de su desgracia a empresarios sin escrúpulos que lo anunciaban en los bailes y eventos masivos como "Banda Maguey" y "Ernesto Solano y su Banda Maguey".

"Los que hacían el mal uso del nombre eran los empresarios, porque me presentaban así para llamar la atención de la gente, pero me cargaron el muertito a mí y todos lo saben", señaló con tristeza.

– ¿Cómo ocurrió tu detención? 
Fue algo que no me esperaba, pues aquel día, el 23 de junio de 2012, canté en Ocotlán, Jalisco, me subí al autobús y agarré camino con rumbo a Villa Corona, Jalisco, donde vivo, pero en el camino nos detuvieron varias patrullas. Yo me imaginé que se trataba de un retén, pero subieron como cinco policías y me dijeron que me bajara, que tenía una orden de aprehensión y que estaba detenido.

Ni tiempo me dieron de avisarle a mi familia, me subieron a una camioneta y me llevaron directo al penal de Santiaguito, en Almoloya de Juárez. Ahí me enteré que estaba acusado por hacer mal uso del nombre de Banda Maguey, lo cual yo negué en mi declaración, pero de nada valieron mis alegatos.

– ¿Qué pasó después? 
Hubo una confusión y se informó que había quedado libre, pero no fue así, los abogados me engañaron, pues me dijeron que no me preocupara, que iban a pagar mi fianza y quedaría libre, pero nada de eso sucedió y tuve que quedarme encerrado ocho meses como parte del proceso.

– ¿Cómo fue tu estancia en prisión?
Fue un infierno. Me encerraron en una celda donde había 20 personas. Los primeros tres meses fueron los más difíciles porque no podía ni dormir, mi cama era una losa de cemento y una cobija, la verdad es de nigrante la forma en que viven los presos. Me acuerdo que me refugiaba en una esquina de la celda y no quería ni salir, ni que me vieran, porque no conocía a nadie. Pensaba que se trataba de una pesadilla y que pronto iba a despertar de ella.

Casi no comía y perdí más de cinco kilos de peso, además tenía miedo de que algo me pudiera pasar, pues llegas a un lugar de estos y te aborda un grupo y te piden dinero, y luego te aborda otro grupo y te piden tus pertenencias, no sabes lo que pueda pasar.

Al principio nadie me había reconocido y eso me tranquilizaba porque si se daban cuenta que era un cantante famoso podrían dañarme, pero con el paso de los meses alguien de mis compañeros de celda les dijo quién era yo.

Yo les había dicho que estaba ahí porque había robado un Oxxo, pero un día uno de ellos me dijo que ya no le hiciera al loco, que me había reconocido y que yo era el cantante de la Banda Maguey. Eso me ayudó porque me pedían el paro para cantarle Las mañanitas a sus mamás, esposas o novias por teléfono, y me hice de muchos amigos. Me comenzaron a proteger y me recomendaban no salir solo, mis compañeros de celda salían siempre conmigo, eso me ayudó a no derrumbarme, comencé a componer, a jugar futbol con los demás reclusos y a hacer ejercicio.

– ¿Viviste algún momento de peligro? 

No, la verdad es que pese a la experiencia tan dura que viví nunca estuve en peligro. Lo más difícil para mí fueron los primeros cuatro meses de encierro, fue puro miedo y so- ledad, pensaba en mi familia y me quebraba, fue muy duro, pero afortunadamente pude sobreponerme y salir adelante.

Los otros cuatro meses fueron de enseñanza y aprendizaje. Me integré a un grupo de oración conformado por reos que se llamaba Jesús vive, y tocaba la batería en su grupo.

Eso me hizo sentirme como si estuviera libre, pues ya sólo iba a la celda a dormir, incluso el jefe de la celda, don Oscar Popoca, hizo una gran amistad conmigo, él tenía una guitarra y nos la pasábamos cantando y componiendo temas, lo voy a extrañar porque a pesar de estar preso, es un hombre con gran sabiduría. Incluso ahora que estoy libre me gustaría grabar algunos de los temas que compusimos y regresar a la cárcel a tocarles con mi banda y darles un momento de alegría.
Fue muy emotiva mi despedida de ellos, pues cuando les avisé que me iba, muchos me abrazaron y lloramos de alegría.

– ¿Qué pasará con el nombre de la Banda Maguey? 
Ya todo está arreglado, mis ex compañeros y yo quedamos en buenos términos, de eso se encargaron mis abogados, pero la Banda Maguey quedó atrás, ya la enterré. De ahora en adelante trabajaré con el nombre de "Ernesto Solano y su banda", pero todos los éxitos que logré con la banda los puedo seguir cantando.

– ¿Qué planes tienes?

Lo que no te mata te hace más fuerte. A pesar de que bajé mucho de peso, me siento con más energía, creo que todo lo malo lo transformé en algo positivo y tengo muchas ganas de hacer cosas que a lo mejor, cuando estaba libre, no las valoraba.

Voy a grabar un disco que incluirán algunos temas que compuse en prisión y a regresar a los bailes masivos. También estoy tratando de conseguir el permiso con las autoridades penitenciarias del Penal de Santiaguito para que me permitan ir con mi banda a cantarles a mis ex compañeros, es una promesa que hice y se las voy a cumplir.

8 MESES estuvo encerrado en una prisión de máxima seguridad

 

diariobasta.com


La Que Buena - KBUA 105.5 / KBUE 94.3 FM - Los Angeles | Aqui Estas: